Verdades Eternas
  Dios Sanó mi Vesícula
 

                                               

                   

    

 

 

Cuando Dios  Sanó mi Vesícula !
 
Por la lic. Ylva Moreno

23 de Julio 2008 


                           I
Cuando todavía no había tenido una experiencia personal con Jesús, en la iglesia los Hnos. evangélicos que me predicaban me decían, “Ten Fe”.

“Es pues la Fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve” Hebreos 11

Esta es la definición que da la Biblia de la Fe.


Al escuchar esa palabra simplemente no la comprendía. Antes siempre había pedido al Dios Católico, a sus Santos y Vírgenes, pero nunca tuve respuesta de ninguna, menos un milagro!; y meditaba por qué Dios, la virgen y lo santos les hacían milagros sólo a unas cuantas personas y no a todos los hombres de la tierra,

¿No dicen que Dios no hace acepción de personas, no somos todos iguales para El?,

esa era una gran interrogante. Por esa razón la Fe era algo hueco y sin sentido para mi.



Al comenzar a caminar con Jesús, oraba y clamaba, y mi mayor sorpresa fue cuando comprobé por mi misma que Jesús hacía posibles aquellas oraciones.



Era como cuando UD esta viendo una película de Disney y sale la Ada madrina de la cenicienta y mueve su varita y hace aparecer su linda carroza; y dije esto funciona!, sólo que yo no necesitaba la varita mágica sino orar a Jesús con un corazón sincero.



Tenía pocos días de haber recibido a Cristo y comencé a experimentar que Dios sí me escuchaba y respondía las oraciones, lo cual me llenó de regocijo porque había encontrado al verdadero Dios. Entonces nació la Fe.



A unos 7 meses de ser cristiana, el médico me dijo que tenía que operarme de la vesícula, ya que tenía varios años padeciendo de dolores muy severos y estaba muy mal con aquella enfermedad.



Después de haber visto al médico, vino a mi mente:

_Yo sé que si voy a una campaña (1), Dios me va sanar.



Mi Fe había crecido un poquito, porque ya había experimentado muchas cosas lindas que Jesús me había dado y también había visto sanidades en otros Hnos. Yo sabía que Dios me podía sanar.



Pasaron algunas semanas y la iglesia apoyaba una campaña de otra iglesia, y supe que era la oportunidad para que Dios me sanara.


Mi problema de la vesícula era tan crónico que si yo tomaba 2 dedos de café con leche a las 8:00am, ese mismo día terminaba en la emergencia de alguna clínica (hospital) porque el dolor era terrible!, y no podía comer casi nada porque todo me caía mal.


Llegó el día de la campaña y la asistencia de personas tan poca, no excedía de 40 a 50 personas, se realizó en un lote baldío de un barrio (2) de Araure, Edo Portuguesa Venezuela.


El predicador llamó a las personas que deseaban oración por sanidad, entonces pasé, en total éramos 3 personas por las que oraron esa noche.


En medio de la oración comencé a sentir que algo estaba pasando en el lado donde se encuentra la vesícula, tenía un sonido sordo (un rrrrrrrrrr!) o algo parecido pero tan suave, entendí que era Dios.



Y a partir de esa noche mi vida volvió a la normalidad, al día siguiente hice mi desayuno normal, realmente se me olvido que había estado enferma de la vesícula y comí lo que no podía comer antes, El Señor me había sanado!



Un mes después, mi papá me preguntaba acerca de la operación que estaba pendiente. El es una persona que cuida mucho de su salud, y no le cuesta ir al médico para chequearse de cualquier cosa, y estaba pendiente de la operación de mi vesícula y me preguntó un día:

 

__ ¿Mire Ylva y UD cuando se va a operar?

Yo le contesté
__ El Señor me sanó, ya no me tengo que operar.

Amigos, el grito llegó al cielo, porque pensó que me había vuelto loca.

Y me dijo:
__Ud. esta loca!!!
__ Le lavaron el cerebro!
__Se le va a explotar la vesícula y se va a MORIIIIRRRR!!!!

Ciertamente él creía eso con todo su corazón, porque no conocía a Jesucristo.
Pero fue pasando el tiempo y me seguía diciendo si no me había vuelto a doler la vesícula, y yo le decía que no, y otra vez con la cantaleta o el recital que me iba a morir como una tonta Bla, Bla, Bla… se le alborotaba la lengua. Pero al paso de mucho tiempo, al ver que de verdad se habían ido los dolores y que se habían acabado las idas de madrugada a la emergencia de la clínica, solo se me quedaba viendo como quien dice:

 

                     II
__ ¿..Y.... la... vesícula....?.


Ya han pasado 15 años desde el día en que el Señor me sanó. Y en mi familia han pasado otras muchas sanidades, y situaciones en las que Dios ha intervenido grandemente, ya mi Papá no me dice lo mismo, el sabe que el Dios de los Evangélicos si Existe!


La Fe es algo personal como la experiencia de saber que Jesús vive, la Fe tampoco se puede comprar, ni se puede regalar, mi Fe no se la puedo prestar, mi Fe es mía.


Es como el lunar que tengo en la mejilla, UD puede ver mi lunar y se lo puedo mostrar pero no me lo puedo quitar para dárselo a UD para que lo luzca, y si me lo quitara para dárselo tampoco le serviría, es algo que solo me sirve a mi. Tiene mi sangre, y combina con mi piel, es parte de mi cuerpo.


Nadie puede creer con la Fe de otro, pero, si comenzará a tener Fe cuando tenga una experiencia personal con Cristo, y ¿cómo es eso?. Es muy simple ore y pida a Dios conocerle, El le contestará y cuando eso suceda Ud. experimentará la gloria de Dios, el amor de Dios.

Cada persona desarrolla su propia Fe.


La clave fundamental para la Fe, es hablar con Dios con todo nuestro corazón, que no

quede ni un centímetro de sinceridad por dar a Dios. Tomar la palabra y reclamarle las promesas que El mismo nos da en su palabra. Derramar nuestro corazón delante de Dios,


“Un corazón contrito y humillado no despreciaras tu, Ho Dios” salmo 51:17.


Si UD es una persona que desea tener Fe, que desearía conocer a Dios, que Dios le contestara sus peticiones aunque fuera una. Entonces haga lo siguiente:

busque un lugar privado, una habitación, un parque, en su coche o en el baño, arrodíllese y abra su corazón a Dios, hable con El. El le contestará.


“Más tú, cuando ores entra en tu aposento y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público” Mateo 6:4


Esta es una promesa, Dios es fiel y verdadero, y no es hombre para mentir, así que
“acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro” He 4:16 

La Fe no es algo que se siente, es algo que se aprende, cuando UD recibe un milagro es cuando UD cree.


No es difícil, Dios es sencillo. Lo difícil es dar el paso para hacerlo, después que UD haya clamado a Dios, espere que El hará!.


Si Ud. cree que necesita ayuda para conseguir Fe, escríbame, y de todo corazón le asistiré en lo que pueda. 


  


                         Dios les bendiga !




















































 
  Hoy habia 7 visitantes¡Aqui en esta página! Photobucket